El debate de WikiLeaks, por Juan Cruz (El País)

Columna de Juan Cruz en su blog en El País:

 

Es cierto que las filtraciones de WikiLeaks no tienen sólo importancia en relación con el mundo de la diplomacia y del poder. Revolucionan el universo del periodismo y lo ponen frente a una de las obligaciones más graves del oficio: interpretar los datos. Ya me he referido aquí a la naturaleza del trabajo que han hecho los profesionales de este periódico para situar en perspectiva los materiales secretos o confidenciales con los que han venido trabajando. Ahora he vuelto a situarme ante algunos de esos trabajos, en los que se renueva el oficio y alcanza el clima que siempre tuvo el buen periodismo: el contraste de datos sobrevenidos con la realidad de lo que ocurría cuando se producían esas comunicaciones; el nivel narrativo que han alcanzado estos periodistas consolida una manera de hacer que se ajusta a los más rigurosos libros de Estilo. La lectura de estas historias es, con los altibajos propios del interés que cada una tenga, un ejercicio imprescindible ahora para entender qué ha sucedido en una amplia zona del occidente democrático obsesionado por rendir pleitesía al poder más importante de este trozo ahora tan convulso del mundo. La sucesión de cables no sería nada, un material simplemente, sin el trabajo de estos colegas. Llevo muchos años en el oficio, y sigo envidiando los buenos leads, las buenas historias, los titulares acertados; esa envidia es la que, por otra parte, alimenta la vocación. Y debo decir que todo lo que se ha hecho a partir de este impresionante aluvión de materiales forma parte de una lección periodística que sólo la mezquindad que sucede en los arroyos turbios del oficio puede ignorar. Me gustó que en el debate sobre el asunto, oficiado el martes en CaixaForum, hubiera periodistas de distintos medios, discutiendo sin freno sobre uno de los acontecimientos más graves que el oficio ha vivido en el último siglo. Discusiones como esa avalan la vitalidad de este trabajo que es, puramente, el de decirle a la gente lo que pasa o lo que pasó. Y aquí hay bastante explicación de lo que está pasando a partir de lo que pasó, cómo la democracia abrió sus agujeros para que por ellos penetraran miserias, mezquindades y otras pleitesías.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s