Una película contra el cine

¿A que mola el título de la entrada? ¿A que dan ganas de leerla? ¡Qué nivel de sugestión a veces! Espectacular. En fin, ¿a qué me refiero con ‘películas contra el cine’? En realidad es una tontería: según los teóricos clásicos-francesesgafapastas del cine, como Mr. André Bazin (Qu’est-ce que le cinéma?), la esencia del cine es el realismo, un realismo en el que se recupera lo cercano, lo inmediato, lo cotidiano. Es decir, el cine debería ser un instrumento para ‘conocer la realidad’, conceptualizando el cine como un ‘ojo’ que ve, que refleja, acontecimientos que suceden. El cine, igual que la fotografía, tomaría como punto de partida una realidad ‘dada’, a diferencia de otras artes como la pintura o la escultura, que buscan representar imágenes de la realidad. Bazin de hecho escribió “la originalidad en la fotografía, como distintivo a la originalidad en la pintura, reside en el carácter esencialmente objetivo de la fotografía” (1967: 13). En el cine de ficción, a diferencia del cine documental, esa ‘realidad objetiva’ que recoge la cámara no es espontánea, sino que se da únicamente delante de ésta de manera controlada, prevista y organizada por el realizador. En pocas palabras: el cine de ficción refleja una realidad ‘cocinada’, situaciones que no corresponden con la realidad social en sí misma. Y es básicamente por esto, por pensar que el cine debería retomar de alguna manera la vía documental de los Lumiere, que truños como Te querré siempre (Viaggio in Italia, R. Rossellini) fue considerado O Peliculón Da Morte – según Jacques Rivette allá en la época de la Nouvelle Vague, o Laura Mulvey más recientemente, por si alguien tiene curiosidad quiere leer más letras innecesarias.

Después de este pedazo párrafo, a ver si voy al rollo. Hay películas – que se conocen como una ‘película-en-una-película’ (‘film-within-a-film’, y ‘mise-en-abîme’ o ‘story within a story’ en referencia más general) – que retan esta concepción. Obviamente no es nuevo en las artes, ya que por ejemplo Velázquez y Goya se pintaron a ellos mismos en Las Meninas y en La Familia de Carlos IV, respectivamente, y hay infinidad de libros que hablan de escritores – Paul Auster me parece que llega a ser excesivo a veces, por ejemplo. O canciones que hablan sobre la industria musical, o el proceso de composición de canciones, o cosas así. Vamos, que es algo que no es que haya yo descubierto, precisamente. Hay muchas películas en las que aparece algo relacionado con el cine, desde Love, Actually hasta El Padrino I, pero me refiero especialmente a esas obras en las que toda la acción gira en torno a la elaboración de otra película ficticia.

Hay otras películas, como Alta Fidelidad que rompen las leyes del cine al poner al protagonista principal, Rob Gordon, hablando directamente a la cámara. No sólo a la cámara (que a veces pasa), sino interpelando directamente al espectador. Recuerdo que la primera vez que vi la película, uno de mis acompañantes comentó: ‘¿Esto que hemos visto es una película, o qué es?’.

El otro día vi el homenaje-parodia sobre Jacques Cousteau, Life Aquatic (The Life Aquatic with Steve Zisssou, 2004), de Wes Anderson, que alguien me debió recomendar hace tiempo – porque no recuerdo haberla comprado descargado recientemente. Y esta película se pasa por el mismísimo arco del triunfo esas supuestas leyes del cine mencionadas más arriba – además de la ida de olla que es la película en sí, la verdad. Ya no es que sea una ‘película-en-una-película’, que en sí tampoco reta tantísimo, sino que los decorados del barco son perfectamente visibles, y no se hace por ‘maquillarlos’ (ver por ejemplo el segundo 25 del trailer, más arriba), los efectos especiales son mucho más que obvios, y hasta vemos cómo se graba la banda sonora en algún momento. Seu Jorge es uno de los miembros de la tripulación del Belafonte bajo el nombre de Pelé dos Santos (¿referencia futbolística aquí? – Pelé jugó casi toda su carrera en el Santos), y se pasa el día guitarra en mano versionando a David Bowie. Por ejemplo, el vídeo correspondiente al ‘Life on Mars’ es parte de la película. Supongo que por temas de postproducción y demás luego toda la banda sonora – entendiendo como banda de sonido, no sólo los temazos que acompañan la película – fue grabada.

Y de ahí el título de este post, ‘Una película contra el cine’. Porque este tipo de películas, de algún modo, descubren las vergüenzas del cine, todo eso que supuestamente está detrás de las cámaras y detrás de la acción que se supone que – ¡oh mortales! – no podemos ver. En fin, a mi estas ‘películas-en-películas’, esas cosas raras para los realistas, me suelen gustar, y The Life Aquatic with Steve Zissou creo que se llevaría la calificación de Mooola. Y la banda sonora también, que merece bastante la pena.

Share

Share on Facebook

3 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

3 Respuestas a “Una película contra el cine

  1. Laura

    muy bueno Jaime🙂 un detalle… respecto a la pintura dentro de la pintura y el párrafo final acerca de descubrir las vergüenzas del cine, lo que no se ve… Velázquez no sólo pintó la pintura sobre la pintura mejor conseguida de la historia, además en algunas de sus obras, como los borrachos, podemos apreciar el lienzo y su imprimación porque no cubre toda la superficie de pintura… siguiendo con esta idea, buena parte del arte del siglo veinte (y lo que te rondaré morena), no ha hecho más que mostrarnos las vergüenzas: los lienzos, los marcos, los reveses e incluso la pared!!

  2. Gracias por comentar Laura🙂

    Lo que comentas es más dentro del campo ‘de la pintura’, no tanto dentro del campo ‘representación de la realidad’ (o de lo que se represente en general), ¿no? Vamos, creo que entiendo lo que quieres decir, pero aquí me refiero más a lo que sería el ‘autorretrato del pintor en el estudio’ que eso, que los materiales y tal visibles.
    ¿Empezaste ya The IT Crowd? Oye, tenemos que vernos y tal…

  3. Pingback: Malice in Wonderland, o como hacer una ida de olla de otra ida de olla « ¡Qué Bonito Es Criticar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s