Final de un Mundial

Como tantos otros desde que empezó el Mundial de Sudáfrica, recuerdos de la selección… Siento no haberlo hecho antes, pero he tenido una cosilla que hacer.

En fin, allá por 1990 recuerdo el Mundial. Tampoco es que recuerde gran cosa, aunque ya me empezaba a gustar eso del balompié, e intenté completar un poco el album de cromos de Panini. Pero recuerdo cosillas, como el 3-2 de Yugoslavia. Aunque tampoco me supo tan mal. De ese Mundial recuerdo más la final, con todo el personal a mi alrededor que deseaba que ganase Alemania, y yo estaba fascinado por Argentina. Creo que mi razonamiento de aquel entonces era a) en Argentina hablan castellano. Ergo, molan. b) Ese tal Maradona es bueno. Muy bueno. C) ¿Alequé. Y, por cierto, el cartel ese que utilizaba el Coliseo como estadio molaba bastante.

Los siguientes recuerdos de verdad de la selección española comienzan en la fase de clasificación para el Mundial de Estados Unidos de 1994. Sobre todo en ese partido España Vs Dinamarca (¡Dinamarca! ¡La Dinamarca de los hermanos Laudrup! ¡La misma que ganó la Eurocopa del 92!), en el que Zubizarreta fue expulsado, y salió un chavalín llamado Santiago Cañizares, ‘Cañete’. Y las paró todas. Todas. Y Hierro marcó gol. Y España se clasificó para el Mundial. por cierto, fijaros el título del vídeo:

Ese Mundial lo pasé casi todo en Tapia de Casariego, Asturias, en casa de mis tíos. Y ahí ya estaba plenamente metido hasta las cejas, el álbum de cromos completo (el último fue un surcoreano, creo recordar), y toda la españolidadrojidad puesta en escena. El gol de Goiko a Alemania, el autogol de Pep Guardiola contra Bolivia (el primer gol de Bolivia en un mundial), las perillas de los jugadores, Otero en la selección, Clemente en el banquillo, y… ¿qué decir? Luis Enrique, Tasotti, Sandor Pulh, Julito Salinas, Roberto Baggio… Y joder, por primera vez sentir esa impotencia, esa rabia. Los cuartos de final. Y de ese Mundial, pues eso, queda la escena de Luis Enrique acordándose de la madre de Tasotti, e intentar escuchar la final Brasil Vs Italia en un autobús entre Asturias y Madrid, sin éxito.

En 1996 tocó la Eurocopa de Inglaterra. Y pasó lo que nos fue sucediendo hasta 2008: fase de clasificación impecable, ganando todos los partidos con gran autoridad, y empezando a pensar que Aspiramos A Todo. Aspirábamos a todo, hasta esa tanda de penalties contra Inglaterra en cuartos, con Nadal (creo recordar) mandando un misil que aún debe estar en órbita. Y volvemos a lo mismo: decepción.

1998. Mundial de Francia. Fase de clasificación arrolladora. Aspiramos A Todo. Esta Vez Sí Que Sí. Yo estaba dándolo todo, y además había estado en Lyon pocos meses antes, y se respiraba Mundial por todos lados. Y llega el Mundial, y… Zubi contra Nigeria. El coñazo insufrible contra Paraguay. Y la goleada contra Bulgaria (6-1), que servía… para meter goles, porque ya estábamos eliminados. En primera fase.

Año 2000, Eurocopa en Holanda y Bélgica. En plena selectividad. Volvemos a Aspirar A Todo. Y se volvió a cagar. Antes de eso, un soporífero partido contra Noruega, algo medio decente contra Eslovenia, y ESE partido contra Yugoslavia, con ESE gol de Alfonso. Pero llegaron los cuartos, jugar contra los campeones del mundo… y desde un apartamento en Gandía donde había ido con unos amigos para celebrar el haber acabado la selectividad, vimos a Raúl mandar un penalty al 4º anfiteatro. Y vuelta a lo mismo.

Mundial de Corea y Japón de 2002. Horarios imposibles para ver fútbol. Jose Antonio Camacho popularizando el sudor de axilas sobre camisa azul. Una primera fase bastante bien llevada, octavos de final contra Irlanda sufriendo en los penalties tras un 1-1. Y cuartos contra Corea. No hace falta que cuente mucho… ¡Estábamos en semis, casi! ¡Esta vez era posible! Ese día, sábado 22 de junio, estaba en la universidad, y pude ver el fútbol en una cafetería que abrió porque había exámenes (se habían suspendido los del 20 de junio por huelga general), y a las 8:55 desapareció todo el mundo. Nos quedamos 4 en la cafetería viendo el partido, y desde las 9:05 reapareció el personal (recuerdo a un chaval entrando a la cafetería diciendo “¡¡¡Yo con un partido de España no puedo hacer un examen!!!”). Para la prórroga, la cafetería estaba ya hasta los topes, con gente subida a mesas para intentar ver algo en una pantallita de 2 pulgadas o así que habían puesto. Y otra vez la misma historia. Y Corea del Sur (¡tócate los coj***s!) en semifinales de un mundial.

En 2004, vuelta a las andadas, en la Eurocopa de Portugal. Desde el retiro del Erasmus vimos la primera fase… que fue todo lo que participó España. Partidos infumables, griegos dando voces, y otra vez a casa temprano. ¡No, otra vez no!

El Mundial de Alemania de 2006 tocó en Leeds, Inglaterra, y rodeado de gente en ese grandísimo pub llamado ‘La Biblioteca’ vimos todos los partidos posibles, incluyendo un Polonia Vs Alemania, o el Argentina Vs Serbia que hizo que todos apoyásemos a Argentina un poco más. Después del jugadón de Carles Puyol en el partido contra Ucrania, la remontada contra Túnez, el partido contra Arabia Saudí (1-0) fue una de la cosas más espantosas que he visto en un campo de fútbol, en un día además que fue especialmente triste. Octavos de final contra Francia, que vi en Madrid con una amiga francesa y Mr. Bobby, y ese ‘jubilaremos a Zidane’. Todos recordamos la historia. Al menos, en ese Mundial, después de España apoyaba a Italia, y después del show contra Alemania en semifinales con el gol de Grosso, no estuvo mal.

Y llegó 2008, Eurocopa de Austria y Suiza. Y por fin, después de sufrir muchísimo para clasificarnos, nadie daba un duro por la selección. Nadie. El cinismo se había apoderado de todos. Una primera fase contra Rusia (visto en C/Salud), Suecia (chez moi) y contra Grecia, pensábamos que en cuartos caeríamos miserablemente, para variar. Fue en ese partido contra Grecia cuando tuvimos una gran idea: vamos al bar de abajo – dijo Mr. Gromit. Y fuimos al bar de abajo. Y se ganó. Tocó Italia en cuartos, y tras el sopapo de Torres a Grosso, todo era posible. ¡Y tanto que fue posible! Penalties contra Italia, y a pesar de lo que todos pensabamos que pasaría, no pasó. ¡Y España pasó a las semifinales! Aunque he de decir que de la borrachera que llevaba me tuvieron que informar verbalmente que con el penalty de Fábregas ya estaba, se había eliminado a Italia, al coco. Semis contra Rusia, a los que habíamos atropellado en la primera fase, pero que tenía a un tal Arshavin que asombraba a Europa (sobre todo en Holanda, que le sufrieron en cuartos), y a uno larguirucho llamado Pavlychenko (o algo así) que metía goles. Pero el tiki-taka funcionó, y España pasó a la final… contra Alemania. 29 de junio de 2008, 19:00 h. Ya estabamos en ‘el bar de abajo’. 20:45. Comienza el partido. Minuto 32: gol de Torres. Gol de Torres. En una final de una Eurocopa. 22:30: final del partido. España es campeona de Europa. Por fin, campeones de algo. ¡Y de que manera!

Para el Mundial de Sudáfrica me apunté al carro de ‘con tanto triunfalismo nos vamos a ostiar prontito’. Y ayer, 7 de julio de 2010, San Fermín, día que acabé eso que tenía que hacer, Carles Puyol, de la Pobla de Segur (Lleida), metió un gol a Alemania. En un córner. En unas semifinales de un Mundial. Repitamos: A Alemania, en semifinales, en un corner. ¿Nos hemos vuelto locos? Sí, totalmente, locos. Pero por fin la selección jugó un partidazo, y desde el ‘bar de abajo’ (convertido en ‘el bar de la suerte’ tras haber visto allí la Champions del Barça de 2009, el 2-6, el Barça Vs Madrid de la primera vuelta de esta última liga, la Europa League del Atleti, etc… y no haber ido al Barça Vs Inter de semis de Champions aumenta esa sensación de ‘bar-talismán’), nos juntamos para dar muchas voces, tocar la vuvuzela, gritar, insultar, sufrir, celebrar…

Y joder, este domingo España va a jugar la final de un Mundial contra Holanda. ¿Quién lo podría haber dicho hace 3 años? ¡Pues difrutémoslo!

Share

Share on Facebook

3 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

3 Respuestas a “Final de un Mundial

  1. M

    ¡Que nervios!. Muy cierto lo que escribes, cuantos recuerdos superpuestos que han ido consolidando el fatalismo sobre la selección de fútbol. Parece que al menos eso ya se ha roto. Supongo que será muy difícil, pero creo que se conseguirá, pase lo que pase lo disfrutaré enormemente, como bien dices. Es hora de disfrutar.

    Un saludo🙂

  2. Pingback: Maradona no es una persona cualquiera « ¡Qué Bonito Es Criticar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s