Rebecca, o cómo mantener la tensión con muy poco

Rebecca es un peliculón. Primera entrada en la categoría Fuckin’ Masterpiece. Es, simplemente, acojonante. Sí, de vez en cuando meto algún taco que otro. Pido disculpas a la audiencia.

En fin, este peliculón me ha asombrado muy muy gratamente. Son de estas películas de Sir Alfred Joseph Hitchcock que no tendrán tanto cartel como Psicosis o La Ventana Indiscreta (buena traducción de ‘La ventana de atrás’, pero bueno), quizá porque es de su época británica y no tan yanki. Pero vamos, me ha gustado más que las dos mencionadas, sin duda. (¡sin decir obviamente que las otras dos no me gustaron, por supuesto!) Seguramente sea el último en verla de entre tan magna audiencia, pero bueno, quedaba advertido en el Manifiesto Fundacional. Decir que es la adaptación de la novela homónima de Daphne du Maurier, y vamos, entra dentro de mis listados de lectura. Aunque en este caso dudo que el libro sea mejor que la película (¡OH! ¡HEREJE! Dirán los más puretas)

Y sobre todo porque la sensación de opresión y de tensión continua a lo largo de la película es espectacular, y los giros argumentales te dejan perplejo. La actuación de Joan Fontaine como la segunda señora de Winter impresiona, y te mantiene angustiado toda la obra. ¿Quién cojones se llevó el Oscar a mejor actriz ese año? Vamos, puerta grande para Mrs. Fontaine, con una faena perfectamente ejecutada.

Pero, sobre todo, me fijé en la banda sonora, responsabilidad de un tal Franz Waxman. Y mientras la veía, y sobre todo después, pensaba en la diferencia entre las bandas sonoras actuales y las del cine clásico. Me explico: ahora se hacen películas que casi por narices han de tener una gran banda sonora, con canciones que bien sean populares o puedan hacerse populares gracias a la película. Pensemos – así a bote pronto y poniendo un ejemplo quizá demasiado obvio – en Quentin Tarantino y Pulp Fiction, Reservoir Dogs (y ese pedazo de ‘Stuck In The Middle With You’) o Kill Bill. Las BSOs arrasan en las tiendas (bueno, mejor, arrasaban. Las descargas son lo que tienen). En las películas quedan muy, pero que muy bien. No estoy en contra de esto, ojo, pero que me llama la atención.

Y tras mucho darle al tarro (unos 5 minutos aproximadamente, para que mentir) no veo que haya sido una constante en la historia del cine, sino que es más menos reciente – digamos, por ejemplo, a partir de 1970 o así. Obviamente, tenemos películas como Casablanca con Louis Amstrong haciendo que canta ‘As Time Goes By’ (creo recordar que la voz era de La Voz), o algunas de temáticas más musicales como Help, de The Beatles.  Y no olvidemos que la primera película con sonido sincronizado fue El Cantor de Jazz. En fin, desde mi punto de vista las BSO’s en esas fechas se utilizaban más para remarcar las impresiones y sensaciones de la película – como ahora – pero sin tanto bombo a los temazos que se incluyen. ¿Influencia de la cultura – y sobre todo de la música – pop en el cine, en ese sentido?

Y de Rebecca, la banda sonora es impecable. Si Joan Fontaine te mantiene en ascuas, tenso, y oprimido por el ambiente de Manderley, la banda sonora hace que esa impresión se multiplique hasta extremos que cuando me puse la película apenas podía imaginar. Y sin grandes temas para el recuerdo. Sólo instrumentales. Sin grandes artificios. Porque hay cosas que quedan mejor haciéndolas fácil.

Share

Share on Facebook

13 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

13 Respuestas a “Rebecca, o cómo mantener la tensión con muy poco

  1. consorte

    Me lo apunto a la carpeta blogs de los favoritos (en mi chrome sí que venía… bueno, en realidad la creé yo!)
    Vaya, iba a sugerirte la posibilidad de envíar las entradas nuevas a los suscriptores via e-mail, pero mirando un poco más abajo veo que ya existe esta posibilidad, así que la marcaré!!!
    Y poco más, que te leeremos como hicimos con tu viaje por allende los mares…
    keep on writing!!!!

  2. Mr. Consorte, un placer leer su comentario.

    Te recomiendo utilizar el GoogleReader para los blogs, que te avisa de las actualizaciones. Y eso siempre es bastante práctico.

    Un abrazo!

  3. Salder City

    Grandérrima película sí señor. Y si me tengo que quedar con alguno de tus comentarios elijo, evidentemente, la última frase, y ¿por qué? Porque hay cosas que quedan mejor haciéndolas fácil.

  4. Sr Jarmusch (jr)

    Me ha ganado con su primera entrada, sr JA, hablando de esta gran película (yo la coloco a la altura de “La ventana indiscreta”, “Encadenados”, “Crimen prefecto” y “Con la muerte en los talones”, pero estando todas ellas un peldañito por debajo de “Vértigo” y “Psicosis”, que las gafas de pasta se llevan en el corazón). Mención aparte merece la sirvienta con cara de señorita Rottenmeyer (o como-se-escriba) y la multitud de detalles por toda la casa que hacen que la “Rebequita” de las narices esté más viva que ningún otro de los personajes. Le seguiré de cerca😀

    • 3 comentarios, se me saltan las lágrimas de pura emoción!

      Yo soy medio raruno para mis cosas (habrá rato para darse cuenta en los siguientes posts), y prefiero Rebecca a Psicosis, Vértigo y La Ventana Indiscreta. Pero vamos, que para gustos colores, y aquí estamos para comentarlo!

      Lo de Mrs. Lambert (Dambert?) es acojonante… George Sanders (Jack, creo que era en la peli) tiene un papel corto pero bastante bueno – le comparo con ‘Viaggio in Italia’ (‘Te querré siempre’ en castellano, pero intento evitar escribir el título español) que sale amargado, jodido, puteado por Rossellini, y claro, al final le termino cogiendo cierto afecto.

  5. Sr Jarmusch (jr)

    Vaya, no tengo el placer de haber visto esa de Rossellini (ni ninguna otra, ahora que me fijo, tengo Europa 1951 apuntada hace mucho), pero si es la mitad de bueno del papel que hace en Eva al desnudo…

  6. Desde esta humilde tribuna, ‘Viaggio in Italia’ es un coñazo soporífero. Luego, los Gafapastas Originales (es decir, la Nouvelle Vague) lo consideraban la mejor película de la historia – Jacques Rivette dijo eso, para ser más concretos. Y dentro de la teoría del cine está en los altares. Pero no hay quien la aguante. Yo la he visto unas 3-4 veces (me va la marcha), pero sólo por motivos profesionales.

    Recomendar, sobre Rossellini, pues ‘Roma, Città Aperta’. Vamos, un poco del primer realismo, y desde la llegada de Bergman a su vida no hace otra cosa que basura, panfletos democristianos (como ‘Anno Uno’) y demás. Todo desde la perspectiva del que ha visto poco, claro.

  7. Sout

    Hombre, es que George Sanders era un actor de los grandes, uno de esos eternos secundarios imprescindibles. Como dato luctuoso, se suicidó en un hotel de la costa catalana. Dejó una nota en la que evidenció su desencanto con el mundo.
    Te querré siempre me parece un coñazo.
    Realmente, Rebeca fue la primera peli que hizo Hitch en Hollywood tras su etapa inglesa. Y a la primera le dieron el Oscar, pero él sólo estuvo nominado. Nunca ganó el premio pese a 5 candidaturas. En el año 40, la mejor actriz para la Academia fue Ginger Rogers. Fontaine, Olivier y Judith Anderson (el ama de llaves) fueron nominados sin éxito. El otro premio para la peli fue para la fotografía en blanco y negro. En su día se aventuró que Orson Welles se había inspirado en varios aspectos de Rebeca para realizar un año después la capital Ciudadano Kane (sólo hay que fijarse en el prólogo, con el acercamiento de la cámara a la mansión).
    Respaldo absolutamente lo que dices sobre la banda sonora y reivindico la música creada directamente para las películas (lo dice alguien que tiene unas cuantas en casa), y que tantas muestras de calidad han dado durante décadas ayudando a que muchas películas suban un escalón artístico. Franz Waxman fue un compositor que trabajó en varias películas posteriores con el realizador hasta que éste le rechazó porque no le gustó su score para La ventana indiscreta. Después, y afortunadamente, acogió en su seno al gran Bernard Herrmann.
    Para mí, Rebeca es una de las grandes películas del maestro del suspense, a la altura de La sombra de una duda, Encadenados, Extraños en un tren, Vértigo y Los pájaros. Pero mi top three personal lo componen La ventana indiscreta, Con la muerte en los talones y, sobre todo, Psicosis, mi película mítica (aunque en recientes visionados he visto que incurre en algunas trampas, pese a lo que por cariño e influencia no desaparecerá jamás de las cotas más alta de mi imaginario).
    Que sigas así, ilustrándonos con el blog.

    • Mr. Sout, como se nota que tienes la lección bien aprendida!!!😛

      Yo de las historias vitales no tengo ni idea, excepto de G. Sanders por ese trabajo mítico sobre ‘V i I’ hace ya varios años. ¡Así que gracias por ampliar información!

      Sobre el tema de las bandas sonoras, luego también piensas en Nino Rota o Ennio Moriconne y oye, pues ese punto intermedio entre la música hecha para la película y que nadie recuerda y los grandes temazos de la música popular metidos en las pelis, ese en el que la BSO tenía más cuerpo, más personalidad, y se queda más en la memoria, tampoco está nada mal.

      De nuevo, herejía del autor: no he podido ver Los Pájaros entera. No me ha molado nada.

  8. Fernán

    Solo te diré que me parece un insulto que en la semana del Clásico te pongas a hablar de cine.

    Vergonzoso!

  9. Pingback: La extraña pareja « ¡Qué Bonito Es Criticar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s