Archivo de la etiqueta: TOP 5

Mixtapes, o cintas de varios

Mix tapes mark the moment of consumer culture in which listeners attained control over what they heard, in what order and at what cost“.

Matias Viegener, incluido en Mix Tape: The Art of Cassette Culture

Parece que hay un fantasma que recorre el mundo moderno. Y no es precisamente el comunismo, sino el fantasma… de las cintas de cassette. Y más concretamente, de las muy míticas cintas de varios (mixtapes en inglés). Esta entrada la empecé a pensar hace ya mes y pico, pero entre higos y brevas (¡visite nuestro bar!) lo he dejado en suspenso, dejando el blog en medio barbecho, copiando-pegando artículos y posts, y con un par de entradas para la sección Top 5.

Chicos, chicas, las cassettes están de moda, muy de moda. Y hay lámparas también.

¿Y cómo es esto de las mixtapes, preguntarán los más jovenzuelos? Pues, queridos míos, antes de las listas de reproducción del Spotify, de los MP3, e incluso antes de los CDs de varios, vemos las cintas de varios, una gran pieza de cultura contemporánea (que sí, de verdad, que hay hasta artículo ad hoc en la Wikipedia, y hasta se hacen cosas con ellas, como iri5 y su Ghost in the Machine). En mi caso, aparte de haber hablado sobre el tema con gente, en diciembre, a partir de sacarme el carnet de conducir, he tenido la necesidad de encontrar cintas (o hacerlas) para usarlas en el coche (¡Oh, cosas del destino! Dani Cabezas, el del blog Entrada Gratuita de 20minutos.es se encuentra ahora mismo en la situación, y ha hecho un concurso de cintas, que no tengo más remedio que promocionar, porque es una idea cojonuda). Y de hecho, en agosto hice mi segunda cinta de varios en menos de un año. Aunque tengo que decir que el resultado fue decepcionante, porque a pesar de ser una magnífica selección, el sonido no acompañaba, y la cinta se quedaba muda más de la mitad del tiempo. Así que al final he optado por comprarme la cinta con cable para poder conectar el iPoZ, e ir feliz y contento con el coche por las calles de Madrid y las carreteras de Castilla. Además, he descubierto otra cinta (que no sabía donde se había metido) con grandes éxitos de ayer y hoy, con Extremoduro, Reincidentes, Platero y tú, The Doors, Bob Marley, The Beatles… Aún no había leído a los ortodoxos de la materia. Pero molan esos viajes al pasado que dan esas pequeñas cosas de plástico duro, esos ‘joder, cómo podía escuchar con tanta pasión a XXXXX (ponga aquí el nombre de un grupo que ahora no escuche ni jarto’ vinos).

Gran anuncio de Kiss FM

Para estos que aún no captan lo bonito que era hacer una cinta de varios, varios puntos:

-          no había música por Internet. Disponías de la música que tuvieses. En CD… y en otras cintas. En muchos casos cintas que tenían algo debajo y que habías grabado algo por encima, y cintas con grabaciones de grabaciones. O con temazos de la radio. Sonido sin parangón. Y no tenías tantísima música. El problema que encontré haciendo un varios para mi hermano (hago de cuando en cuando para su coche)… es el exceso. El MP3 es excesivo. Según mi aTunes, en mi ordenador tengo (agregado al programa, claro), 4766 canciones. 12 días, 13 horas, 12 minutos y 53 segundos de música (si las cifras 12:13:12:53 que aparecen en la parte de abajo significan eso) a la hora de escribir esto, a 24 de octubre), y en el disco duro externo hay bastante más. ¿80-90 minutos teniendo 10 días? Uf, es difícil elegir, por puro exceso. Antes, había casos que por defecto. Y le daba un puntito… de dificultad al asunto.

-          Se necesita tiempo. Al menos una tarde. Porque no sólo es grabar (que 90 minutos ocupaba por cojones), sino porque hay que elegir las canciones, ponerlas en un orden, y además…

-          El Gran Reto: que la selección fuese lo más cercano a 45+45 minutos. ¿Qué se hacía si sobraba espacio? ¿O faltaba? Pues nada, o dejabas una canción a medias, o un minuto en blanco…

-          Además, el momento arte. Y eso lo pongo en palabras de Hernán Casciari en Orsai: “escribo el nombre de las canciones con buena letra azul de imprenta”. Y Dani Cabezas, de nuevo: “como si todavía siguiese invirtiendo un largo rato en decorarlas con rotuladores de colores”. Había que escribir los grupos y los nombres de las canciones bien, con buena letra, que se entendiese.

Luego está lo común a los CDs de varios: pensar. Pensar en para qué quieres ese varios. Pensar en qué le puede gustar a la persona a la que le haces el varios. Joder, este tipo de cosas no se pueden hacer por las buenas. Y cito a Nick Hornby:

“To me, making a tape is like writing a letter — there’s a lot of erasing and rethinking and starting again. A good compilation tape, like breaking up, is hard to do. You’ve got to kick off with a corker, to hold the attention (I started with “Got to Get You Off My Mind”, but then realized that she might not get any further than track one, side one if I delivered what she wanted straightaway, so I buried it in the middle of side two), and then you’ve got to up it a notch, or cool it a notch, and you can’t have white music and black music together, unless the white music sounds like black music, and you can’t have two tracks by the same artist side by side, unless you’ve done the whole thing in pairs and… oh, there are loads of rules” (Nick Hornby, High Fidelity)

Porque una cinta no es una mera suma de canciones. Es un espíritu. Es un poco lo que decía Georg Lúkacs sobre la conciencia del proletariado: “Esa conciencia [de clase] no es, pues, ni la suma, ni la media de lo que los individuos singulares que componen la clase piensan, sienten, etc.” (Historia y conciencia de clase). Frikada pedante aparte, creo que ilustra bien lo que quiero decir. En fútbol, los titulares de un equipo no son la conciencia del equipo. El equipo es algo por encima. Que parte de todos, y es parte de la suma de todos. Lo mismo: una mixtape, cuando está bien hecha, tiene un espíritu, y este espíritu combina el autor, para quién o qué está hecho, las canciones, etc. Y, además:

“The process of making a mix tape gave people a connection with music that the electronic version simply can’t replace. Because it is so easy to drag and click a mix into existence, the sense of satisfaction with making what many feel is a work of art gets diminished.” (Joel Keller, ‘PCs killed the mix-tape star’)

Ahora, se pone el iPoZ/MP3 en aleatorio… y el algoritmo famoso hace el trabajo. Ahora si quieres una canción la consigues, sin más. Ahora listas en Spotify si quieres hacer un varios a alguien. Ahora para que los colegas te pasen música basta con colgar canciones en el muro en Facebook (y yo el primero).

“Yes, making a mix tape required a level of commitment that just isn’t necessary in our precise-copy, drag and drop, click and burn world.” (Max Mobley, ‘Requiem for the Mixtape’).

Sonaban mal. Se atascaban. Se perdían. Se tardaba en hacerlas.

Pero de cuando en cuando se echan de menos.

***************************************************************************

Justo hoy que escribo esto, la compañía Sony ha decidido dejar de fabricar el famoso walkman. Día triste. (El País, The Guardian)

Share

Share on Facebook

7 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

TOP 5: Cinco tranquilitas

En una nueva entrada de Top 5, cinco canciones tranquilitas que me están gustando especialmente estas últimas semanas:

5.- Elvis Perkins, ‘While you were sleeping’. Sí, el hijo de Anthony.

4.- Beirut, ‘Postcards from Italy’. También hay versión de Florence & The Machine.

3.- Joe Purdy, ‘Wash Away’. Que aparece en el tercer episodio de Lost.

2.- Anni B. Sweet, ‘Take on me’. Tras la ‘literal version‘ del temazo de A-Ha, versión de la malagueña Anni B. Sweet.

1.- Manel, ‘Gent Normal’. Versionaca de ‘Common People‘ de PULP, y que conocí… la semana pasada. Pero llevo toda la semana escuchando la canción sin poder parar. Y fue utilizada para la campaña del FC Barcelona para esta temporada.

¡Que tengáis buen fin de semana!

Share

Share on Facebook

4 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Absolute Madness (by Johnny Lake @ The Sabotage Times)

Y sigo copia que te copia. Esta vez, Absolute Madness, aparecido en The Sabotage Times.

 

Hey you, don’t watch that, watch this. This is a handful of the very best Madness songs. An appreciation of the pop greats who never took themselves seriously yet churned out hits for fun.

Narh, narh, narh. Narh, narh, narh, narh, narh, narh. They were great weren’t they? Madness I mean. They were though weren’t they? Its 12.55 a.m. Monday morning, I’m up for work in five hours, I sat here in the living room watching old Madness videos on Youtube. Why?

Sunday morning I had a big brunch date with my three favourite girls. My daughters. We were stood outside Raymonds in Montclair with all the other would be diners, MSU hipsters, Manhattan office working commuters, families and pensioners, waiting for our table – twenty minutes sir, these girls all yours? They’re adorable – watching the world go by. The girls, smiled at babies, played tag and commented on a passing greyhound,’ I hope it’s a dog that’s been rescued,’ my eldest enquired in a concerned tone.

It was one of those perfect early Autumn mornings, glorious sunshine but a little nip in the air. Great weather for a thick shirt or maybe a jumper. I saw one chap in a North Face fleece but he was just being daft. The twins were getting a bit restless, bored even. Twenty minutes seems like an age when you’re eight, I’ve no doubt. Especially when you’re waiting to eat pancakes. Out of the blue, The Dude (one of my kid’s nicknames) started up, ‘Hey you, don’t watch that watch this. This is the heavy, heavy monster sound…’ Everyone within earshot grinned or laughed out loud.

Madness can do that though can’t they? Even after 31 years, ‘One Step Beyond’ can cheer you up. It can, believe me. They had great tunes didn’t they? And the lyrics – admittedly the afore mentioned ‘One Step Beyond’ and ‘The Return Of The Los Palmas Seven’ were a bit what you might call sparse in that department – were amazing. Little insights into another, yet strangely familiar, world. If Ray Davies had written ‘Our House’ or ‘Embarrassment’… How could you take Suggs seriously when he didn’t appear to take himself seriously? But never mind all that. It was the videos wasn’t it? It was. I can’t think of another band that embraced the medium so fully. They were brilliant. They are brilliant. They draw you in. They make you smile. And they get you tapping your toe.

You doubt me? Ladies and gentlemen, boys and girls, children of all ages, might I present, in no particular order, for your musical and visual entertainment, seven five* of the greatest videos you will ever see.

House Of Fun


Our House

It Must Be Love

Baggy Trousers *

One Step Beyond

 

* Seven in the original entry.

** I’ve put ‘Baggy Trousers’ instead of… ‘Uncle Sam’, ‘Shut Up’ or ‘Tomorrow’s Just Another Day’

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

La la la (The Sabotage Times – Also in English!)

Otra entrada que consiste en copiar un artículo. Pero es que esta lista me ha parecido brillante.

TOP 10 SONGS THAT GO… LA, LA, LA

Tim Law, en The Sabotage Times

That’s Entertainment – one of the greatest songs ever written. It took Paul Weller 35 minutes to write, or so legend has it. He scribbled it down while sat pissed on the last bus home.

What do the lyrics mean? Haven’t got a clue. And I don’t care – because it sounds great. Especially the chorus:

That’s entertainment.

La-la-la, la-la-la

Why bother spending hours torturing yourself over some wanky lyrics when you can express yourself with a noise? For some reason, that noise usually comes out as  ‘la, la, la’. So, here’s the definitive list, which nobody can argue with, of the 10 greatest songs that go la, la, la.

10. Van Morrison Brown Eyed Girl

It’s no wonder Van Morrison turned into such a miserable git. Despite releasing about 7,000 albums during his life, Van is still best known for one track: Brown Eyed Girl. It’s his signature tune. One of the most played songs in the history of recorded music, recently racking up its nine millionth radio play. But here’s the good bit. Van the Man claims that, owing to a dodgy contract he signed as a youngster, he’s never received a penny in royalties for it. It may explain why he hates it so much. He has said, “I’ve got about 300 songs which are better”. Still, it’s a cracking tune from one of the masters of the la, la. Check out Caravan as well.

Lyric:

Do you remember when we used to sing?

Sha-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-te-da

Sha-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-te-da

La-te-da

9. Lanc-y-shurr La, La, La

There’s no better sound on a summer’s afternoon than a bunch of fat, sun-burnt Lancashire cricket fans bellowing out this terrace classic. It’s the bacon sandwich of the la, la song. Stripped down to its raw components: name of county, three la’s and some booze. That’s it. Simple. Beautiful. If it was sung by anyone else it could easily sound a tad moronic. But filtered through the bizarre high-pitched drone of the Lancastrian – it becomes the la, la equivalent of Hallelujah.

Lyric:

Lanc-y-shurr… la, la, la. Lanc-y-shurr… la, la, la

8. The Faces Ooh La La

Bit of a cheat this. Despite the title, you’ll only find a smattering of five la’s in this tune. But fuck it, it’s a cracking song. This was recorded just as the The Faces were falling apart. Ronnie Lane wrote it for Rod Stewart, but the mullet-haired idiot refused to sing it – didn’t like it, apparently. It was left to a pre-Rolling Stones Ronnie Wood to do the vocals on the album version. But it’s this later version, sung by Ronne Lane, that does it for me.

Lyric:

Ooh-la-la

Ooh-la-la-la, yeah

7. Half Man Half Biscuit Venus In Flares

Trust these loveable Birkenhead scallywags. They couldn’t just do a song with some la’s, oh no: they had to be all postmodern and droll about it and deconstruct its use in the tool shed of lazy songwriters. Smartarses. Good though – off their first album.

Lyric:

And I went la-la-la-la-la-la-la

La-la-la-la-la-la-la

I went la-la-la-la-la-la-la

Just like everyone else does when they can’t think of any more words.

6. Wolfgang Reichman Himmelblau

What do you need to know about Wolfgang Reichman? Well, you’d never have guessed it, but he was German. He dressed like an accountant, wore blue lipstick and was stabbed to death by a random stranger just a couple weeks before his first album was released. Himmelblau is nine minutes of bubbling, shimmering electronica. It sounds a bit like Kraftwerk driving a Fiat Punto through the countryside. It keeps you waiting before the la, la bit kicks in, but stick with it – it’s worth it.

Lyric:

La-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la.

5. Iggy Pop – The Passenger

This has to be included, I suppose. It’s a shame, because Iggy Pop really is one of the most tiresome dickheads ever to parade around on a stage with his top off. Iggy – currently performing in his latest car insurance advert – has only ever recorded two half-decent songs: Lust for Life and The Passenger. And despite being poisoned by association with its creator, The Passenger has survived as the Smoke on the Water of the la, la, la. Yes, Bowie did some of the backing vocals. Now fuck off.

Lyric:

Singin’ la-la-la-la-la-la-la-la

La-la-la- la-la-la-la-la

La-la, la, la, la, la, la, la, la, la

4. The Jam Saturday’s Kids

You can chart the decline of Paul Weller by the number of songs he wrote which featured a la, la, la. Back in the 80s, just about every Jam song seemed to include a burst – That’s Entertainment, Going Underground, Man in the Cornershop – all class. But the height of the Weller la, la, la came with Saturday’s Kids. After that he started getting into jazz, writing sensible lyrics about emotions and the next thing you know, you’re in a field surrounded be middle-aged men watching the UK’s dullest musician.

Lyric:

La-la-la-la-la-la-la-la-la-la

La-la-la-la-la-la-la-la-la-la

La-la-la-la-la-la-la-la-la-la

3. Elvis Presley I’m Leavin’

This was a commercial flop for 70s Elvis. It showed its face in the Top 40 before scuttling off into obscurity. But it remained one of Presley’s personal favourites, a song he continued to perform right up until his death. It’s not your usual Presley fare – it’s a song about loneliness and depression. The la, la, la’s here come from somewhere deep inside – a fragile and haunting refrain.

Lyric:

La-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la

La-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la

La-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la

La-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la

I’m, I’m leavin’

2. Joe RaposoSing

You might not have heard of Joe Raposo, but, if you’re of a certain age, you’ll be familiar with his tunes. He was a Portugese musician who used to write most of the music for Sesame Street, including the classy theme tune. He’s also supposed to have been the inspiration for the Cookie Monster. Raposo wrote Sing as something that kids on the show could learn easily. No need to remember lyrics, just go la, la, la. But it became something of a crooning classic after it was covered by the likes of The Carpenters and Barbara Streisand. Fuck you Radiohead. Fuck you Doves. Listen to this and weep.

Lyric:

La-la-la-la-la

La-la-la-la-la-la

La-la-la-la-la-la-la

1. Meic Stevens Y Brawd Houdini

If you hang around pubs in Cardiff for long enough, you’ll eventually meet a cantankerous old fella clutching a pint of wine. This is Meic Stevens – the creator of the best la, la ever recorded.

These days Meic looks a bit like Father Jack – and a few years back he was arrested for threatening to shoot a landlady who’d refused to feed him any more booze. In the 60s, however, he was a fresh-faced young folk singer who was touted as the Welsh Bob Dylan. With fame and fortune calling, Meic heroically slammed the door in its face. He insisted on continuing to write and record music in his native Welsh language. And he’s carried on doing it for the last 40 years. But it’s one of his very first songs which still stands out – Y Brawd Houdini. It’s a song about going for a beer with the brother of the escapologist. Once you hear this la, la, la – it’ll never leave. The greatest terrace chant that never was.

Lyric:

La, la, la, la, la, la, la, la, la, la, la, la, la, la

————————————————————————————————————–

Podría haberse añadido también, desde mi punto de vista, el Fu-gee-la de los Fugees, y por supuesto, el La La La de Massiel

Share

Share on Facebook

2 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Top 5: canciones y fútbol

Dentro de la semana futbolera, después de la entrada sobre Maradona, el Top 5 se dedicará a canciones futboleras. Siendo incluso la mayoría de ellas (4), canciones apropiadas por el balompié, y que ahora muchos – o yo solo, en algún caso – asociamos casi exclusivamente al fútbol. Vamos, por no poner lo obvio de ‘Himno de la Champions’, ‘Himno del Atleti de Sabina’, ‘Cant del Barça’, etc. Que molan, pero… pasando.

5.- ‘Chelsea Dagger’, de The Fratellis. ¿’Chelsea Dagger’? ¿Por el equipo? Pues no. Misteriosamente, desde que leí un artículo de The Times sobre las peores 50 cosas del fútbol moderno – es la número 8 – , la asocio con el fútbol, y me imagino los resúmenes de los goles en Match of the Day o Estudio Estadio con esta música. Por lo visto es costumbre en algunos estadios cantar el estribillo – ese currao de ‘lololó lololó lololololo lololó lololó lololoooo’ – cuando hay gol… Habrá que verlo en vivo, espero.

4.- ‘When the Saints go marching in’. Pues sí. Tan mal estamos. O no tanto. Vamos, todo tiene una explicación. ¿Cómo pasa un gospel de funerales de Louisiana a convertirse canción de fútbol para muchos? Pues… a través del Southampton FC. ¿Jarl? Sí, porque al equipo se le llama el Saints, así que ya era cuestión de tiempo que se usase esa canción. Y en este link tenéis a la tribuna de Southampton cantándola (apreciad los grandes matices vocálicos), mientras que en el vídeo principal a Mr. Louis Amstrong. Que siempre mola.

3.- ‘He’s Got The Whole World In His Hands’. Otro gospel. Otro gospel con fútbol. Venga, a razonarlo. Pues básicamente, esta canción la empezó a utilizar el Nottingham Forest allá por 1978, en medio del ‘reinado’ del exitoso Brian Clough – recomiendo a los futboleros la película Damned United (2009) sobre sus 44 días al frente del Leeds United –, el año que consiguieron su primera liga (de cuatro… consecutivas) y el año antes de convertirse en campeones de Europa (título que conseguirían también al año siguiente). Estos señores adaptaron las letras originales, cambiando el título por ‘We Have The Whole World In Our Hands’, adaptándola al fúmbol, e incluyendo en los versos la plantilla y el cuerpo técnico (“We’re gonna win / We’re gonna win everything /  So stand up and and sing for Cloughy the king / (Cloughy, Cloughy, Cloughy…)”). Y la letra original es así – versión de la gran Nina Simone –, mientras que la adaptada es de la siguiente manera:

2.- ‘Three Lions’, de Baddiel, Skinner & The Lightning Seeds. La única de aquí que fue hecha ex profeso para el fútbol. Fue hecha para la Eurocopa de 1996 de Inglaterra, pero se ha utilizado desde entonces – incluyendo una versión para el Mundial de Francia de 1998, y otra con Robbie Williams y Russell Brand para el Mundial de Sudáfrica de este año – para animar a los ingleses en sus grandes éxitos futbolísticos. Lo que además mola de la canción – o me gusta a mi, vamos – es que no habla mucho tampoco de las grandes hazañas, sino que mete muchas coñas y muchos fallos de la selección inglesa (“England’s gonna / Throw it away / Gonna blow it away […] So many jokes, so many jeers / But all those oh so nears / Wear you down
Through the years
”), pero también da algo de esperanza (“I know that was then, but it could be again”). Vamos, sólo comparemos con el ‘A por ellos’ del Mundial de 2006, starring Luis Aragonés, RBaúl, Míchel Salgado, el cantante de Los Inhumanos…

(PD: Al loro la entonación de los teutones a partir de 3:43, en la celebración del triunfo en Frankfurt)

1.- ‘You’ll Never Walk Alone’, del musical Carousel de 1945. La canción futbolera por excelencia, ¿no? A principios de los 60, el Liverpool FC empezó a utilizarla, y en 1963 el grupo Gerry & The Pacemakers la grabó (una de las múltiples versiones que hay) en lo que pasó a ser el himno oficioso del Liverpool. De hecho, su versión es la utilizada en la megafonía del estadio para – lo que veo como una cagada – guiar en el cántico, como podemos ver en este vídeo. Mucho mejor cuando no hay megafonía, como en Estambul en 2005. Pero para ilustrar el número 1, elijo a Elvis, que para eso es El Rey.

Share

Share on Facebook

2 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Top 5: Celtas Cortos (y lo bien que hubiese venido una retirada a tiempo)

Para la nueva edición de Top 5, entramos en un grupo… que fue muy grande para mí. Fue, pasado. Acaba de presentar un CD, Introversiones, en la que versionan canciones que – según ellos mismos – les han influenciado, entre las que nos encontramos, por ejemplo, un acto criminal perpetrado (sí, perpetrado) contra ‘Come On, Eileen’. Parece además que se ha perdido la vergüenza de hacer este tipo de discos, viendo este o el Grandes Éxitos de otros de los Niños Mutantes (estoy esperando el de Los Planetas que explique qué grupo es ese de ‘Widepezimen Espezimenzri’ del que hablaba J en este maravilloso clip).

Aunque para mí, y creo que para muchos, Celtas Cortos acabó como grupo en 2002 (para otros, incluso antes), cuando Jesús Cifuentes decidió dejar el grupo, en principio definitivamente, pero decisión de la que reculó en 2006 (mientras tanto, un tipo llamado Antuán Muñoz – ¿qué cojones de nombre es ‘Antuán’? – hizo las labores de cantante). En 2004, además, Carlos Soto – flauta travesera – dejó el grupo. Un amigo, como creo que ya puse en otro post, defiende que los grupos, cuando dejan de tener su formación original, deberían cambiar de nombre, dejarlo o algo. Yo no soy tan tajante, pero que se vaya el cantante… y el segundo de a bordo, pues sí, disolución como medida más razonable. Celtas Cortos dejó de existir como grupo en octubre de 2002, el día que tocaron en Durango el último concierto con Cifuentes (el día anterior en la Macumba de Madrid estuve en segunda fila, muy cómodamente situado detrás del tipo más alto y sudado del concierto).

En 2003 o así fui a un concierto suyo a San Sebastián de los Reyes – sede mundial del glamour, como todos sabemos – y, para rematar la faena, Alberto García (violín y trombón) tenía una enfermedad raruna (que nos explicó Goyo Yeves después del conci, aunque ya como para acordarse) y no podía tocar durante un buen tiempo. En cuanto el tal Antuán se puso a cantar, muchos supimos que el Nunca Mais – que estaba en boga entonces – se iba a aplicar en este caso también. ¿Para qué seguir? Hay veces que ese ‘una escapada a tiempo es una victoria’ es una verdad como un templo. Volviendo de Sanse sabía que no les volvería a ver en vivo. Volver – y más ahora – implicaría una sensación de pérdida, un pensamiento de ‘esto no está bien’, melancolía por las glorias pasadas y por tantos buenos momentos (con otros grupos ‘míticos’ creo que no me pasaría).

En 1989 salió Salida de emergencia (instrumental), y en 2001 Grandes Éxitos. Pequeños regalos. Y en esos 11 años, pues muchos exitazos, muchas giras con sus consiguientes parrafadas sin sentido en formato mesiánico del pelado frontman, 6 discos de estudio, 1 directo (Nos vemos en los bares), 2 recopilatorios, el disco El Alquimista Loco, Cifuentes y su Caimán Verde, etc. Y muchos chavales de la época que nos enganchamos. Y ahora intentan volver (tercer álbum de estudio desde 2003), y habrá muchos que vayan a sus conciertos, pero sobre todo para escuchar sus grandes éxitos, los temazos míticos. Se que no es fácil, pero me gustaría saber cuanta gente se comprará y bajará este último CD, o los posteriores a 2002.

En fin, listado del Top 5, en el que mezclo las cosas que ‘históricamente’ más me han gustado con un poco de todo.

5.- ‘Pajarico’: en un CD bastante regulero (Tienes la puerta abierta, 1999 – con el malísimo single ‘Gente distinta’), ‘Pajarico’ me pareció la mejor.

4.- ‘Le Strade’: Esta es más que me está gustando más ahora que antes (que antes me gustaba, ojo). Es una versión de Nomadi, grupo moñas italiano – cuyo cantante se parece bastante a Cifuentes – y que también han hecho una versión de ’20 de abril’ en italiano.

3.- ‘La senda del tiempo’: uno de los greatest hits de los buenos, del palo blandito, y que tantas veces hemos cantado… “A veces llega un momento en que te haces viejo de repente…” ¿A nadie le recuerda algún bar, alguna verbena de pueblo, algún concierto? Impagable imagen la que ilustra el vídeo, a propósito.

2.- ‘Cuéntame un cuento’: ¿Cuántos han/hemos entrado a Celtas Cortos por esta canción? ¿Quién no ha tenido esta canción en una cinta de varios? Y bueno, la versión en inglés con Willy deVille es… un craso error. Pero la original es tan fundacional de los Celtas Cortos, tanto como grupo con éxito como para muchos, que ahí está. Y podría haber entrado también ‘Tranquilo majete’ (la versión con Rosendo mejor), sin duda, como su canción fundacional dentro del carácter político del grupo.

1.- ‘20 de abril’: ¿cuál si no? Joder, todos – sin excepción – hemos crecido con esta canción.

¡Ala, a disfrutar!

PD: Se recuerda que se pueden pedir peticiones para el Top 5 (y se aceptan colaboraciones en general), que serán atendidas.

Share

Share on Facebook

5 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Top 5: El Gato Pérez

Dentro del buenrrollismo habitual, procedo a sorprender al respetable con un estilo que ¡oh! ¡Sorpresa! No, en realidad para la mayoría no, pero vamos, ‘rumba catalana’ no suele ser lo primero que digo cuando se me pregunta eso de “¿Y qué música te gusta a ti?”. Y sobre rumba catalana va esta tercera entrega de la sección Top 5 en este blog.

En fin, el gran Gato Pérez (née Xavier Patricio Pérez Álvarez, Buenos Aires 1951 – Caldes de Montbui 1990) es uno de los grandes cracks del tema, sin pertenecer en un principio al rollo rumbero. A él llegue… creo que al ver una placa que ponía Plaça del Gato Pérez al pasar por la plaza del Gato Pérez (es que no aparece en Gúgel ni en ningún sitio de mapas, pero luego lo he encontrado en un itinerario por Gràcia, y preguntar eso de “¿Y ehé tio quié-é?”. Y me contaron la historieta breve: un tipo nacido en Buenos Aires, y que cuando llegó a Barcelona le moló el rollo de la rumba, así que intentó que le enseñasen los gitanos de Gràcia, con poco éxito al principio – por la fría acogida de un payo desconocido -, pero que al final triunfó más que la coca-cola. Y esta historia – junto a muchas sobre su vida y obra – la cuentan los ínclitos enseñantes (misteriosamente esta palabra la marca el corrector de Word) en el documental El Gran Gato, de Ventura Pons, que recomiendo a quien quiera ser sometido a mis recomendaciones (1). En fin, que volví a Madrid, abrí el ordena, y me puse a escuchar lo que me iba bajando de la Mula, y me gustó. Así que me bajé un grandes éxitos, el disco de la banda sonora del documental, y canciones sueltas para completar en la medida de lo posible. Y tener tiene de todo, desde temazos hasta cosas que he escuchado una vez y me ha dado medio yuyu. Y bueno, decir que entre sus logros se encuentra mezclar rumba catalana con ritmillos de los llamados ‘caribeños’, y el resultado es bastante decente. Así que sin más, el Top 5:

5.- “Al carrer de la cera”: no entra por méritos propios, sino porque la versión de Maria del Mar Bonet, de la banda sonora del documental de Ventura Pons, me llega bastante más que la original del Gato. Así que ni me molesto en meter la original:

4.- “Ja soc aquí”: utilizando la famosísima frase de Tarradellas, el Gato se marca una buena rumba bastante autorreferencial y bastante molona: “Ja sóc aquí ja he vingut amb la Rumba, i ningú m’ha demanat que vingui. M’he escollit sol entre altres rumberos, molt millors en les pells i en els ferros […] amb un rollo terrible i salsero” (“Ya estoy aquí, ya he venido con la Rumba, y nadie me ha pedido que venga. Me he escogido sol entre otros rumberos, mucho mejores en las pieles y en los hierros […] con un rollo terrible y salsero”)

Link para el Spotify (no he encontrado ni vídeo ni en MP3 en Goear): Gato Perez – Ja Soc Aquí

3.- “Todos los gatos son pardos”: que narra las peripecias de un tipo que es arrestado, y me parece bastante divertida, a la par de tener buen ritmo. Me gusta mucho, además, la trompeta del principio.

2.- “Rumba de Barcelona”: No la de Manu Chao, obviamente. Canción también con un toque autorreferencial (“La Rumba neix al carrer / filla de Cuba i d’un gitanet”), y que homenajea a Barcelona mencionando muchos de sus barrios, pero dejando claro el mejor para la fiesta, el auténtico: Gràcia.

1.- “La Rumba dels 60s”: Otra autorreferencial, ya ves… ¡Parece que sólo me gustan las que tratan sobre él mismo! En fin, en esta canción cuenta un poco – supongo que mitificada – su llegada a Barcelona, su sorpresa y agrado por la gran actividad y el cosmopolitismo, lo cual enfatiza especialmente (“obert i càlid el cor dels seus habitants / es nodria des de sempre de tradicions ben diferents” / “abierto y cálido es el corazón de sus habitantes / se nutría desde siempre de tradiciones bien diferentes”).

Acojonantemente, no he encontrado vídeo de semejante temazo, excepto un extracto con sonido regulero. Así que Goear pa’ tós:

El Gato Pérez – Rumba dels 60s

PD: Se cae de la lista “Pedro Navaja”, versión de la de Rubén Blades… porque acabo de descubrir que no es del Gato, sino de Orquesta Platería…

(1) No se si será fácil de encontrar el documental, pero en caso afirmativo, me lo bajé de la Mula hace tiempo, así que lo puedo subir al Megaupload y tal y cual y pascual.

********************************************************************************************************

QBEC creando tendencia: tras el clamoroso éxito de la entrada Top 5: Versiones de Siniestro Total, en el blog http://punxunidos.wordpress.com han decidido llevar a cabo algo que alguna vez he comentado a algún otro friki – que me gustaría algún día recopilar versiones de Siniestro Total y sus originales – . Por tanto, bajo el título de ‘Versiones Siniestras’, este majete de Perú me ha ahorrado trabajo, y hace 3 CDs que pone a nuestra entera disposición en su blog (dadle las gracias, que hay que ser buenos). Y creo que el colega debió ver la entrada del Top 5, ya que el otro día entró alguien picando en Gúgel ‘The Undertones Siniestro Total’ – lo cual no deja de ser una búsqueda que llama la atención –, y de repente aparece este gran recopilatorio.

3 comentarios

Archivado bajo Sin categoría