Archivo mensual: septiembre 2010

Top 5: canciones y fútbol

Dentro de la semana futbolera, después de la entrada sobre Maradona, el Top 5 se dedicará a canciones futboleras. Siendo incluso la mayoría de ellas (4), canciones apropiadas por el balompié, y que ahora muchos – o yo solo, en algún caso – asociamos casi exclusivamente al fútbol. Vamos, por no poner lo obvio de ‘Himno de la Champions’, ‘Himno del Atleti de Sabina’, ‘Cant del Barça’, etc. Que molan, pero… pasando.

5.- ‘Chelsea Dagger’, de The Fratellis. ¿’Chelsea Dagger’? ¿Por el equipo? Pues no. Misteriosamente, desde que leí un artículo de The Times sobre las peores 50 cosas del fútbol moderno – es la número 8 – , la asocio con el fútbol, y me imagino los resúmenes de los goles en Match of the Day o Estudio Estadio con esta música. Por lo visto es costumbre en algunos estadios cantar el estribillo – ese currao de ‘lololó lololó lololololo lololó lololó lololoooo’ – cuando hay gol… Habrá que verlo en vivo, espero.

4.- ‘When the Saints go marching in’. Pues sí. Tan mal estamos. O no tanto. Vamos, todo tiene una explicación. ¿Cómo pasa un gospel de funerales de Louisiana a convertirse canción de fútbol para muchos? Pues… a través del Southampton FC. ¿Jarl? Sí, porque al equipo se le llama el Saints, así que ya era cuestión de tiempo que se usase esa canción. Y en este link tenéis a la tribuna de Southampton cantándola (apreciad los grandes matices vocálicos), mientras que en el vídeo principal a Mr. Louis Amstrong. Que siempre mola.

3.- ‘He’s Got The Whole World In His Hands’. Otro gospel. Otro gospel con fútbol. Venga, a razonarlo. Pues básicamente, esta canción la empezó a utilizar el Nottingham Forest allá por 1978, en medio del ‘reinado’ del exitoso Brian Clough – recomiendo a los futboleros la película Damned United (2009) sobre sus 44 días al frente del Leeds United –, el año que consiguieron su primera liga (de cuatro… consecutivas) y el año antes de convertirse en campeones de Europa (título que conseguirían también al año siguiente). Estos señores adaptaron las letras originales, cambiando el título por ‘We Have The Whole World In Our Hands’, adaptándola al fúmbol, e incluyendo en los versos la plantilla y el cuerpo técnico (“We’re gonna win / We’re gonna win everything /  So stand up and and sing for Cloughy the king / (Cloughy, Cloughy, Cloughy…)”). Y la letra original es así – versión de la gran Nina Simone –, mientras que la adaptada es de la siguiente manera:

2.- ‘Three Lions’, de Baddiel, Skinner & The Lightning Seeds. La única de aquí que fue hecha ex profeso para el fútbol. Fue hecha para la Eurocopa de 1996 de Inglaterra, pero se ha utilizado desde entonces – incluyendo una versión para el Mundial de Francia de 1998, y otra con Robbie Williams y Russell Brand para el Mundial de Sudáfrica de este año – para animar a los ingleses en sus grandes éxitos futbolísticos. Lo que además mola de la canción – o me gusta a mi, vamos – es que no habla mucho tampoco de las grandes hazañas, sino que mete muchas coñas y muchos fallos de la selección inglesa (“England’s gonna / Throw it away / Gonna blow it away […] So many jokes, so many jeers / But all those oh so nears / Wear you down
Through the years
”), pero también da algo de esperanza (“I know that was then, but it could be again”). Vamos, sólo comparemos con el ‘A por ellos’ del Mundial de 2006, starring Luis Aragonés, RBaúl, Míchel Salgado, el cantante de Los Inhumanos…

(PD: Al loro la entonación de los teutones a partir de 3:43, en la celebración del triunfo en Frankfurt)

1.- ‘You’ll Never Walk Alone’, del musical Carousel de 1945. La canción futbolera por excelencia, ¿no? A principios de los 60, el Liverpool FC empezó a utilizarla, y en 1963 el grupo Gerry & The Pacemakers la grabó (una de las múltiples versiones que hay) en lo que pasó a ser el himno oficioso del Liverpool. De hecho, su versión es la utilizada en la megafonía del estadio para – lo que veo como una cagada – guiar en el cántico, como podemos ver en este vídeo. Mucho mejor cuando no hay megafonía, como en Estambul en 2005. Pero para ilustrar el número 1, elijo a Elvis, que para eso es El Rey.

Share

Share on Facebook

2 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Maradona no es una persona cualquiera

Julio de 1990. Final del Mundial de Italia. La reunificada selección Alemana (hecho que no conocía entonces, a los ternascos 7 años) contra Argentina. La Argentina de Diego Armando Maradona. Ya conté en la entrada ‘Final de un Mundial’ con quien iba en ese partido, en medio de la incomprensión por ser el único de mi alrededor que iba con Argentina.

El Diego, el Barrilete Cósmico, el Pelusa, Maradó… Vamos, Maradona, para entendernos. Como se suele decir, personaje que no deja indiferente a nadie, personaje amado y personaje odiado a partes iguales. Y que a mi, de siempre, me ha fascinado.

22 de junio de 1986, Mundial de México: marca el mejor gol de la historia (e impagable con la celebérrima narración de Víctor Hugo Morales). Y el gol más cabrón posible (“El gol fue con la mano. Los gritos con el alma”). Argentina, Maradona, termina levantando el trofeo.

17 de marzo de 1991. Primer positivo por dopaje de Maradona, tras un Nápoles – Bari. Ahí comienza la caída.

Septiembre de 1992: un gordo, rotondo Maradona, ficha por el Sevilla.

21 de junio de 1994: Mundial de Estados Unidos. Maradona marca contra Grecia y lo celebra desencajado con la cámara. Da positivo en el control antidopaje del siguiente partido, contra Nigeria. Final de su carrera como jugador de fútbol (de verdad), aunque luego jugó 31 partidos con Boca Juniors entre 1995 y 1997.

¿Y después? Clínicas de rehabilitación, en Argentina y Cuba. Escándalos y más escándalos. Tatuajes del Ché Guevara, entrevistas con Fidel Castro, declaraciones de las que hacen subir el pan. Hijos no reconocidos. Una iglesia en su nombre. Estar al borde de la muerte. Y resucitar.

Maradona, creo yo, y como muchos, es una especie de héroe, con sus tentaciones – en las que cae sin medida – y su grandeza (en los campos), adoración sin medida tanto en Argentina como en Nápoles. Ni Messi, ni Pelé, ni Cruyff, podrán compararse nunca con Maradona. Jugar, Messi jugará mejor, seguramente, aunque hasta que gane un Mundial el runrún continuará. Podrá meter goles similares como este y este, encandilar a los aficionados cada fin de semana. Pero no será igual considerado nunca. ¿George Best? ¿Cantona? Tampoco, y además, ni cerca. Pero estos dos, junto a Maradona, son jugadores malditos: la gente no les respeta, les ama. Va más allá que la simple admiración. Son capaces de lo mejor y de lo peor. De un genio que es capaz de pegarle una patada a un hincha del Crystal Palace, del extremo ye-ye conocido como ‘Quinto Beatle’ que se bebe a sí mismo hasta morir, el D10S que está totalmente trastornado y lleno de sí mismo mientras esnifa cocaína.

Y como todo Dios (no “como todo dios”), pues el culto ha dado en películas, libros, canciones y documentales. Y muchos hablan no sólo de las grandes glorias, sino también de las caídas y recaídas, para hablar de sus resurrecciones. El camino de san Diego (2006), el biopic Maradona, la mano di Dio (2007), el documental Amando a Maradona (2005), el El día que Maradona conoció a Gardel (1996), la autobiografía Yo soy el Diego, el libro comparativo y ensayo contra los mitos Comediantes y mártires: Gardel, Evita, el Ché y Maradona, Maradona: Iconografía de la patria, etcétera, etcétera, etcétera. Y esto de cine y libros como pequeña muestra de ‘sólo’ un futbolista, para muchos.

Pero es el documental Maradona, por Kusturika (2008) el que da, desde mi punto de vista, una visión grande del personaje. Salen sus miserias más misérrimas, entrevistas en las que se ve endiosado, cantando canciones dedicadas a él mismo (¿quién hace eso?), con su familia, con cohortes de seguidores, aparecen ritos de su iglesia… Y se entiende totalmente que El Pelusa esté loco, esté trastornado totalmente: un chaval de un barrio misérrimo que a los 16 años debuta con la selección argentina y que es considerado ya El Salvador, el Mesías del fútbol argentino, que a los 22 es fichado por el FC Barcelona por la mayor cantidad pagada por un futbolista hasta la fecha, que en Nápoles – ciudad trastornada – se gane la liga y la UEFA (nunca un equipo del Sur de Italia había ganado la liga)… Ver las imágenes del documental hacen que se entienda al personaje Maradona, y que se llegue a pensar “Me pasa lo mismo, y yo acabo peor que este”.

Y para los minutos musicales, canciones sobre Maradona:

La que quizá es más conocida es la de Calamaro, con título… ‘Maradona’. Es de estas canciones que parecen hechas para un estadio directamente.

Manu Chao tiene dos. En Santa Maradona (es de Mano Negra, de hecho), hay coros de “Maradó, Maradó…” y narraciones de fondo de goles suyos. Bueno, y habla de Maradona, al fin y al cabo. Y luego tiene la canción ‘La vida tómbola’, que sale en Maradona por Kusturica.

Un tal Rodrigo tiene una canción llamada ‘La mano de Dios’, que aparece también en el documental de Kusturica – en la que digo que sale el mismo Maradona ‘cantándose’. Y que aquí está. Yo me preguntaba viendo esto lo que le debía pasar por la mente a Claudia (su ex mujer) y a Dalma y Giannina – mujer del Kun Agüero – (sus hijas) en el estribillo de “Diego Diego olé olé olé” y cuando salen al escenario. ¿Pensarán que su padre es normal, psicológicamente hablando?

Sea como sea… ¡Larga vida al Diego!

Share

Share on Facebook

5 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Top 5: Celtas Cortos (y lo bien que hubiese venido una retirada a tiempo)

Para la nueva edición de Top 5, entramos en un grupo… que fue muy grande para mí. Fue, pasado. Acaba de presentar un CD, Introversiones, en la que versionan canciones que – según ellos mismos – les han influenciado, entre las que nos encontramos, por ejemplo, un acto criminal perpetrado (sí, perpetrado) contra ‘Come On, Eileen’. Parece además que se ha perdido la vergüenza de hacer este tipo de discos, viendo este o el Grandes Éxitos de otros de los Niños Mutantes (estoy esperando el de Los Planetas que explique qué grupo es ese de ‘Widepezimen Espezimenzri’ del que hablaba J en este maravilloso clip).

Aunque para mí, y creo que para muchos, Celtas Cortos acabó como grupo en 2002 (para otros, incluso antes), cuando Jesús Cifuentes decidió dejar el grupo, en principio definitivamente, pero decisión de la que reculó en 2006 (mientras tanto, un tipo llamado Antuán Muñoz – ¿qué cojones de nombre es ‘Antuán’? – hizo las labores de cantante). En 2004, además, Carlos Soto – flauta travesera – dejó el grupo. Un amigo, como creo que ya puse en otro post, defiende que los grupos, cuando dejan de tener su formación original, deberían cambiar de nombre, dejarlo o algo. Yo no soy tan tajante, pero que se vaya el cantante… y el segundo de a bordo, pues sí, disolución como medida más razonable. Celtas Cortos dejó de existir como grupo en octubre de 2002, el día que tocaron en Durango el último concierto con Cifuentes (el día anterior en la Macumba de Madrid estuve en segunda fila, muy cómodamente situado detrás del tipo más alto y sudado del concierto).

En 2003 o así fui a un concierto suyo a San Sebastián de los Reyes – sede mundial del glamour, como todos sabemos – y, para rematar la faena, Alberto García (violín y trombón) tenía una enfermedad raruna (que nos explicó Goyo Yeves después del conci, aunque ya como para acordarse) y no podía tocar durante un buen tiempo. En cuanto el tal Antuán se puso a cantar, muchos supimos que el Nunca Mais – que estaba en boga entonces – se iba a aplicar en este caso también. ¿Para qué seguir? Hay veces que ese ‘una escapada a tiempo es una victoria’ es una verdad como un templo. Volviendo de Sanse sabía que no les volvería a ver en vivo. Volver – y más ahora – implicaría una sensación de pérdida, un pensamiento de ‘esto no está bien’, melancolía por las glorias pasadas y por tantos buenos momentos (con otros grupos ‘míticos’ creo que no me pasaría).

En 1989 salió Salida de emergencia (instrumental), y en 2001 Grandes Éxitos. Pequeños regalos. Y en esos 11 años, pues muchos exitazos, muchas giras con sus consiguientes parrafadas sin sentido en formato mesiánico del pelado frontman, 6 discos de estudio, 1 directo (Nos vemos en los bares), 2 recopilatorios, el disco El Alquimista Loco, Cifuentes y su Caimán Verde, etc. Y muchos chavales de la época que nos enganchamos. Y ahora intentan volver (tercer álbum de estudio desde 2003), y habrá muchos que vayan a sus conciertos, pero sobre todo para escuchar sus grandes éxitos, los temazos míticos. Se que no es fácil, pero me gustaría saber cuanta gente se comprará y bajará este último CD, o los posteriores a 2002.

En fin, listado del Top 5, en el que mezclo las cosas que ‘históricamente’ más me han gustado con un poco de todo.

5.- ‘Pajarico’: en un CD bastante regulero (Tienes la puerta abierta, 1999 – con el malísimo single ‘Gente distinta’), ‘Pajarico’ me pareció la mejor.

4.- ‘Le Strade’: Esta es más que me está gustando más ahora que antes (que antes me gustaba, ojo). Es una versión de Nomadi, grupo moñas italiano – cuyo cantante se parece bastante a Cifuentes – y que también han hecho una versión de ’20 de abril’ en italiano.

3.- ‘La senda del tiempo’: uno de los greatest hits de los buenos, del palo blandito, y que tantas veces hemos cantado… “A veces llega un momento en que te haces viejo de repente…” ¿A nadie le recuerda algún bar, alguna verbena de pueblo, algún concierto? Impagable imagen la que ilustra el vídeo, a propósito.

2.- ‘Cuéntame un cuento’: ¿Cuántos han/hemos entrado a Celtas Cortos por esta canción? ¿Quién no ha tenido esta canción en una cinta de varios? Y bueno, la versión en inglés con Willy deVille es… un craso error. Pero la original es tan fundacional de los Celtas Cortos, tanto como grupo con éxito como para muchos, que ahí está. Y podría haber entrado también ‘Tranquilo majete’ (la versión con Rosendo mejor), sin duda, como su canción fundacional dentro del carácter político del grupo.

1.- ‘20 de abril’: ¿cuál si no? Joder, todos – sin excepción – hemos crecido con esta canción.

¡Ala, a disfrutar!

PD: Se recuerda que se pueden pedir peticiones para el Top 5 (y se aceptan colaboraciones en general), que serán atendidas.

Share

Share on Facebook

5 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

The Bleach (Noche en Blanco, 11-09-2010), en la Plaza de Chamberí

Crónica hecha para Buscamúsica.es, y que me dejan reproducir en mi blog (Entrada original):

Dentro de la oferta cultural de La Noche en Blanco madrileña, la música ocupa un importante espacio, aunque como sucede en prácticamente cualquier evento capitalino que sea gratis, está todo lleno, la gente hace colas kilométricas, y al final uno siempre acaba planteándose si hubiese sido mejor ir a pasar el fin de semana a Ávila. En esta edición, dentro de lo disponible, me dirigí a la Plaza de Chamberí para ver al trío de los madrileños THE BLEACH en un escenario – concretamente, un templete – gestionado por la Unión Fonográfica Independiente, y donde también tocaban Marcus Doo & The Secret Family, Delco, Bikini Invaders y Dwomo. The Bleach, para quien no les conozca, es un grupo madrileño con un disco - ‘Shining Blackout’ – y que han cobrado cierta fama gracias, sobre todo, a su single ‘Gotta Love You’, que llegó a ocupar el primer puesto del Top 20 de 20minutos.es, allá por el mes de junio de 2009.

En este concierto comprobamos que a pesar de un sonido demasiado bajo para mi gusto (¿normativa municipal?) -y una acústica que no acompañaba-, un grupo sólido puede hacer un buen concierto, dejando al respetable con ganas de verles de nuevo en una sala. Además, el escenario/templete hacía que el público formase un corro demasiado amplio alrededor de la banda, lo cual daba algo de frialdad al asunto. Aunque The Bleach se encuentran muy cómodos en directo, se les nota la confianza de una obra bien hecha y muy trabajada, a lo que han añadido muchos de los manierismos y poses rockeros sobre el escenario. Un concierto de aproximadamente una hora, en el que fueron desgajando su disco, mostrando su amplio abanico de influencias, que van desde las posiciones más Rolling Stone (como los coros en ‘Gotta Love You’, que no se si fue despiste o realidad, pero creo que no estaba en el setlist) hasta toques más propios del blues, pasando por Oasis o Led Zeppelin, con un resultado más que gustoso.

Otro grupo de esta hornada que canta en inglés, altamente eficaces y profesionales, y un concierto que deja con ganas de más.

3 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

Top 5: El Gato Pérez

Dentro del buenrrollismo habitual, procedo a sorprender al respetable con un estilo que ¡oh! ¡Sorpresa! No, en realidad para la mayoría no, pero vamos, ‘rumba catalana’ no suele ser lo primero que digo cuando se me pregunta eso de “¿Y qué música te gusta a ti?”. Y sobre rumba catalana va esta tercera entrega de la sección Top 5 en este blog.

En fin, el gran Gato Pérez (née Xavier Patricio Pérez Álvarez, Buenos Aires 1951 – Caldes de Montbui 1990) es uno de los grandes cracks del tema, sin pertenecer en un principio al rollo rumbero. A él llegue… creo que al ver una placa que ponía Plaça del Gato Pérez al pasar por la plaza del Gato Pérez (es que no aparece en Gúgel ni en ningún sitio de mapas, pero luego lo he encontrado en un itinerario por Gràcia, y preguntar eso de “¿Y ehé tio quié-é?”. Y me contaron la historieta breve: un tipo nacido en Buenos Aires, y que cuando llegó a Barcelona le moló el rollo de la rumba, así que intentó que le enseñasen los gitanos de Gràcia, con poco éxito al principio – por la fría acogida de un payo desconocido -, pero que al final triunfó más que la coca-cola. Y esta historia – junto a muchas sobre su vida y obra – la cuentan los ínclitos enseñantes (misteriosamente esta palabra la marca el corrector de Word) en el documental El Gran Gato, de Ventura Pons, que recomiendo a quien quiera ser sometido a mis recomendaciones (1). En fin, que volví a Madrid, abrí el ordena, y me puse a escuchar lo que me iba bajando de la Mula, y me gustó. Así que me bajé un grandes éxitos, el disco de la banda sonora del documental, y canciones sueltas para completar en la medida de lo posible. Y tener tiene de todo, desde temazos hasta cosas que he escuchado una vez y me ha dado medio yuyu. Y bueno, decir que entre sus logros se encuentra mezclar rumba catalana con ritmillos de los llamados ‘caribeños’, y el resultado es bastante decente. Así que sin más, el Top 5:

5.- “Al carrer de la cera”: no entra por méritos propios, sino porque la versión de Maria del Mar Bonet, de la banda sonora del documental de Ventura Pons, me llega bastante más que la original del Gato. Así que ni me molesto en meter la original:

4.- “Ja soc aquí”: utilizando la famosísima frase de Tarradellas, el Gato se marca una buena rumba bastante autorreferencial y bastante molona: “Ja sóc aquí ja he vingut amb la Rumba, i ningú m’ha demanat que vingui. M’he escollit sol entre altres rumberos, molt millors en les pells i en els ferros […] amb un rollo terrible i salsero” (“Ya estoy aquí, ya he venido con la Rumba, y nadie me ha pedido que venga. Me he escogido sol entre otros rumberos, mucho mejores en las pieles y en los hierros […] con un rollo terrible y salsero”)

Link para el Spotify (no he encontrado ni vídeo ni en MP3 en Goear): Gato Perez – Ja Soc Aquí

3.- “Todos los gatos son pardos”: que narra las peripecias de un tipo que es arrestado, y me parece bastante divertida, a la par de tener buen ritmo. Me gusta mucho, además, la trompeta del principio.

2.- “Rumba de Barcelona”: No la de Manu Chao, obviamente. Canción también con un toque autorreferencial (“La Rumba neix al carrer / filla de Cuba i d’un gitanet”), y que homenajea a Barcelona mencionando muchos de sus barrios, pero dejando claro el mejor para la fiesta, el auténtico: Gràcia.

1.- “La Rumba dels 60s”: Otra autorreferencial, ya ves… ¡Parece que sólo me gustan las que tratan sobre él mismo! En fin, en esta canción cuenta un poco – supongo que mitificada – su llegada a Barcelona, su sorpresa y agrado por la gran actividad y el cosmopolitismo, lo cual enfatiza especialmente (“obert i càlid el cor dels seus habitants / es nodria des de sempre de tradicions ben diferents” / “abierto y cálido es el corazón de sus habitantes / se nutría desde siempre de tradiciones bien diferentes”).

Acojonantemente, no he encontrado vídeo de semejante temazo, excepto un extracto con sonido regulero. Así que Goear pa’ tós:

El Gato Pérez – Rumba dels 60s

PD: Se cae de la lista “Pedro Navaja”, versión de la de Rubén Blades… porque acabo de descubrir que no es del Gato, sino de Orquesta Platería…

(1) No se si será fácil de encontrar el documental, pero en caso afirmativo, me lo bajé de la Mula hace tiempo, así que lo puedo subir al Megaupload y tal y cual y pascual.

********************************************************************************************************

QBEC creando tendencia: tras el clamoroso éxito de la entrada Top 5: Versiones de Siniestro Total, en el blog http://punxunidos.wordpress.com han decidido llevar a cabo algo que alguna vez he comentado a algún otro friki – que me gustaría algún día recopilar versiones de Siniestro Total y sus originales – . Por tanto, bajo el título de ‘Versiones Siniestras’, este majete de Perú me ha ahorrado trabajo, y hace 3 CDs que pone a nuestra entera disposición en su blog (dadle las gracias, que hay que ser buenos). Y creo que el colega debió ver la entrada del Top 5, ya que el otro día entró alguien picando en Gúgel ‘The Undertones Siniestro Total’ – lo cual no deja de ser una búsqueda que llama la atención –, y de repente aparece este gran recopilatorio.

3 comentarios

Archivado bajo Sin categoría